Soy comerciante y me va bien gracias a sus préstamos , el caso de éxito de Edith | Empeño

Dondé Blog

“Soy comerciante y me va bien gracias a sus préstamos”, el caso de éxito de Edith

“Soy comerciante y me va bien gracias a sus préstamos”, el caso de éxito de Edith

​El escenario del comercio suele ser negativo en diversas situaciones, comúnmente es llamado informal cuando no tiene registro tributario ¿qué quiere decir esto? que no estás dado de alta en hacienda y que sales adelante por tus propios medios. Si eres comerciante, tal vez se te hayan cerrado varias puertas al solicitar un crédito al no contar con actividad empresarial, por ello Fundación Dondé ha mantenido su compromiso con el altruismo social al ofrecerte créditos para comerciantes sea cual sea tu actividad o medios de ingresos.

¿Sabías que en México más de la mitad de los trabajadores (57), se encuentra laborando en este sector? De acuerdo con el INEGI, estos mexicanos trabajan bajo condiciones vulnerables, es decir que carecen de algunos derechos laborales (vacaciones, aguinaldo o acceso a instituciones de salud) las estadísticas, indican que, en el caso de los vendedores ambulantes como fruta o verdura, algunos otros micronegocios como puestos de ropa o alimentos, son los que más aportan a la economía del comercio pues 24 de cada 100 pesos (23.7%) son generados por esta actividad.

A quién no le gusta salir un momento a caminar por las calles del centro de la ciudad y distraerse un momento viendo ropa o juguetes, o andar en medio de un colorido techo formado por lonas de diversos colores, así es amigo comerciante, como puedes ver, tu trabajo es un pilar no sólo para tu economía sino para la de todo el país, pues independientemente de tu profesión, ser comerciante es una alternativa que beneficia a más de uno.

Tal es el caso de Edith Cruz, comerciante del estado de Querétaro que más que compartir su historia de empeño expresa sus éxitos al usar el préstamo para comerciantes de Fundación Dondé, toma nota de su caso pues muchas veces las historias de otras personas nos ayudan a crecer personalmente:

  - "Me dedico a vender zapatos, tengo dos locales en el centro. ¿Cómo empecé? Pues antes trabajaba en una cocina, era ayudante, la verdad la cocina, lo mío, lo mío, no es. Mientras trabajaba tenía algo ahorrado y empecé a vender zapatos, yo toda la vida he vivido cerca de una escuela, entonces se me ocurrió que podría ofrecerlos ahí".

   - "Comencé con poquita mercancía, pero ni yo sabía que me iría tan bien. Siempre quise poner un negocio, ¿pero sin lana cómo? Mis hermanas me decían que pidiera un crédito, pero me daba miedo ir a un banco que fueran a embargar a alguien ¡ay no!"

   - "Una vez salí de trabajar y cerca estaba una de sus primeritas sucursales. Ese día iba de suerte porque llevaba justo una cadenita de oro, dije, a ver cuánto me dan. A mí me urgía el dinero para seguir vendiendo, entré y la señorita me dijo cuánto me ofrecían ¡y la dejé de una vez! Esa cadenita me ha ayudado mucho porque cada que me hace falta dinero voy y la dejo ¡vale un buen!"

   - "Me sorprendió mucho, le comenté mi situación con los bancos y me explicó que no hacen tanto trámite como ellos y que si no pagas no te embargan y dije ¡Pff de aquí soy! Y así le hice, de poquito en poquito compré más producto y hasta el carro nos ha servido para la renta del local porque nos prestan más dinero, ya en temporada alta vamos y lo sacamos".

Si algo como mexicanos nos define, es que a pesar de las adversidades encontramos los medios para salir adelante y nos apoyamos entre nosotros. Esta es la misma mentalidad que por más de 100 años ha encaminado a Fundación Dondé a apoyar personas como Edith, una entre miles de personas que han solicitado los préstamos para comerciantes a cambio de algunas prendas, pues en su caso, ha encontrado una alternativa financiera eficiente:

   - "La verdad me va bien gracias a sus préstamos, uno como comerciante a veces vende, a veces no, ustedes saben eso y buscan cómo hacerle para que no perdamos nuestras cosas y nos den más dinero. Les tengo mucha confianza, ya hasta conozco a un señor que trabaja ahí, es mi cliente".

Así como Edith son millones las historias de empeño que se han visto beneficiadas gracias a los préstamos para comerciantes al empeñar algunas prendas para impulsar sus ventas, como pudiste darte cuenta en un inicio, tu labor es importante para la economía. Ahora bien, seguro estás pensando ¿y cómo le hago para acceder a un crédito para comerciantes? Bien, como en el caso anterior, lo primero es conocer la gran variedad de prendas que puedes empeñar en Fundación Dondé por mencionar las siguientes:

     - Alhajas, joyas y pedrería fina de oro y plata 

     - Monedas y centenarios

     - Electrónicos como celulares, bocinas, computadoras, pantallas, reproductores de video,
cámaras, etc.

     - Electrodomésticos y línea blanca

     - Instrumentos musicales

     - Herramienta profesional

     - Motos y bicicletas

     - Automóviles particulares: Auto Resguardo y Auto Rodando.

     - Bienes inmuebles como locales comerciales, bodegas, casas y departamentos

Por último, para que puedas ocupar el crédito para comerciantes al empeñar tus prendas, lo único que tienes que hacer es acudir una de las 335 sucursales en todo el país acompañado de tus artículos y una identificación oficial, seleccionar el plazo a dos meses o hasta 5 años para pagar tu préstamo dependiendo el artículo a empeñar ¡y listo! puedes disponer de tu efectivo en minutos y sin tantos requisitos. Así como en el caso de Edith, afuera hay más comerciantes apoyados por Fundación Dondé para hacerte de más productos, crear nuevos comercios y seguir cuidando de su economía. Entonces ¿qué esperar para obtener un crédito para comerciantes? Nuestras puertas siempre están abiertas.





Fuentes

  • 1.García, A. (2018) "6 de cada 10 trabajadores son informales y generan el 22.7% del PIB de México". México: El Economista. Recuperado en julio 2020. Disponible en: https://bit.ly/2WpAwQQ

banner articulos

Lo más leído

​Muchas personas conocen el oro como un metal para hacer joyas, cadenas, pendientes y prendas, pero en realidad es un metal que ti...

Compartir:

 
 
 
¡Queremos platicar contigo!