Claves para crear hábitos financieros | Empeño

Dondé Blog

Claves para crear hábitos financieros

Claves para crear hábitos financieros

Llevar una buena administración financiera en ocasiones puede ser todo un reto para algunas personas, pues implica estar al día con una serie de gastos: renta, pago de servicios, diversión e inclusive ir al corriente con el pago de impuestos y créditos con algunas instituciones ¡bienvenidos a la vida adulta! Pero esto sólo es un telón que esconde grandes beneficios si se tiene un buen hábito del ahorro presente y bien cimentado. 

De acuerdo con la CONDUSEF, cerca del 40 por ciento de la población no ahorra y quienes lo hacen utilizan mecanismos informales que no les generan ningún rendimiento, lo cual puede resultar contraproducente, hay muchas opiniones respecto a la pregunta sobre cómo formar el hábito de ahorrar, la cual es respondida por los hábitos que cada uno tengamos inculcados.

Así como la vida se construye con prácticas comunes como el cepillarse los dientes o lavarse las manos, las finanzas personales también se fundan por actos sencillos. Por muy difícil que suene, un hábito es un acto repetido que se convierte en una práctica imperceptible, es momento de hacer un cambio e ir por el camino de los hábitos financieros saludables:

   1. Respeta al máximo tus prioridades

Las finanzas no son tan complejas como parecen, siempre y cuando se tenga una cultura desarrollada tomando como base hábitos de ahorro para saber administrar los ingresos. No quiere decir que debas censurarte de realizar actividades con tal de guardar efectivo, pero sí darle prioridad a los gastos fijos que cubren mayor porcentaje del ingreso: luz, renta, agua, despensa. Pagar este tipo de servicios habla de una persona independiente y organizada.
En caso que vivas en pareja o tengas compañeros de habitación, lo mejor en estos casos es la negociación. Platicar sobre el porcentaje de ingresos que cada uno tiene destinado para la renta, y a su vez para los fines en común como amueblar la casa o el departamento y de este modo, encontrar un hilo conductor que los haga desarrollar hábitos financieros saludables para la administración de las finanzas, tanto personales como grupales.

   2. Investiga antes de invertir
Comprar artículos con costos elevados como una lavadora, refrigerador o hasta un auto es una responsabilidad de la cual muchos jóvenes o adultos afrontan sin saber cuáles son los riesgos, ya que es muy fácil caer en la tentación de comprar cosas a crédito. Lo ideal para evitar el pago de intereses excesivos que impedirán el hábito del ahorro es esperar a tener el efectivo suficiente para comprar al contado el artículo y evitar deudas a futuro o en su defecto procurar no tener tantos productos a meses.
Otro medio para hacerse de artículos es la comparativa con otros puntos de venta, además de centros comerciales o tiendas virtuales que pueden cobrarte por envíos, se puede encontrar artículos similares en buenas condiciones en diversas casas de empeño, lo que hace más sencillo el hábito de ahorrar al reducir costos recibiendo los mismos artículos por un precio más accesible para nuestra cartera, como el caso de Fundación Dondé.
   
   3. Pon fechas para las metas financieras
Otro consejo para saber cómo formar el hábito de ahorrar es que en esencia no haya ningún tipo de ambigüedades, para ello es necesario establecer objetivos con nombre y fecha para alcanzarlas y que no exista confusión; si eres una persona con un objetivo financiero establecido como "comprar una casa pronto", suena a falta de un verdadero compromiso ya que "pronto" significa cualquier tiempo, lo que le da ambigüedad a tu hábito del ahorro.
Planear, definitivamente ayuda a generar hábitos de ahorro y cumplir las metas al comprometerte contigo y con los involucrados, lo que te hace una persona responsable: "ahorrar 15% del salario durante tres meses para comprarle una lavadora a mi esposa"; "cada quincena, ahorrar $1,000 pesos para comprar en cuatro meses una computadora para mi hijo".
   
   4. Conoce bien dónde va a parar tu dinero
Una vez que empieces a obtener dinero por tus propios medios, es importante hacer un presupuesto personal para que te asegures que tus gastos nunca excedan tus ganancias, haz la suma de los gastos fijos que tienes al mes y réstala de tus ingresos, de este modo podrás ir descontando de la cantidad que te queda los gastos (pequeños o grandes) que vayas realizando día a día y poder hacer examen de conciencia para hacer cambios en los gastos habituales.
En este punto es importante para los hábitos de ahorro por medio de una cuenta de inversiones para imprevistos. No importa que sea poco dinero, siempre es bueno ahorrar una parte del sueldo disponible para contratiempos, ya que permitirá vivir más tranquilo; recuerda no guardar el dinero abajo del colchón, lo mejor es ponerlo en una cuenta que dé grandes intereses en rendimiento para duplicar tus ingresos pues el paso del tiempo podría afectarle al valor de tu efectivo.

   5. Infórmate: siempre mantente al tanto
No sólo de saber administrar el dinero se basan los hábitos de ahorro, por último, es necesario desarrollar una serie de hábitos acerca del consumo responsable, es decir la información para convertirse en un comprador inteligente. Conoce tus derechos como comprador, las diferentes pólizas de devolución de productos, así como comparar el costo de productos para conocer lugares donde brinden el mismo producto a un mejor precio te servirá como un hábito financiero saludable.
Al continuar con malos hábitos financieros, estás atentando lentamente contra tu futuro, ya que no podrás tener el capital para invertir, lo que hará que cada vez sea más difícil alcanzar tu independencia financiera pues las finanzas personales son esto mismo: un 1% de inspiración y un 99% de transpiración, es decir, la implementación de hábitos repetitivos en nuestra vida financiera, que nos lleven a una real transformación de nuestro dinero.

banner articulos

Lo más leído

​Muchas personas conocen el oro como un metal para hacer joyas, cadenas, pendientes y prendas, pero en realidad es un metal que ti...

Compartir:

 
 
 
¡Queremos platicar contigo!